Working Wellness

Expertos en Terapias Manuales y Parasanitarias

Etiqueta: Salud


Comiendo con consecuencias

sábado, 6 enero, 2018

Excelente discurso para aquellos interesados en una alimentación consciente. Dada la configuración social en la que nos encontramos en estos momentos, podría exponerse el tema de manera diferente sin desacreditar que así ha tenido un éxito considerable.

Para poder aprovechar este discurso de mejor forma, es prudente estar dispuestos a dar el beneficio de la duda a lo que se muestra como algo que acostumbramos y lo que se propone, el cual aborda el estilo de alimentación actual desde 5 flancos realmente importantes:

  • Salud
  • Contaminación del medio ambiente
  • Bienestar social
  • Derechos de vida
  • Sostenibilidad y convivencia

Categoria: Orientación Nutricional | Etiquetas: , , , ,

Alimentación más respetuosa

sábado, 25 noviembre, 2017

Una manera de alimentarse de manera más respetuosa con el medio ambiente, el cuerpo y otros seres vivientes es posible, sin poner en riesgo nuestra salud o nuestro bolsillo.

Categoria: Orientación Nutricional | Etiquetas: , , , , , , , , ,

¿Qué comemos hoy?

lunes, 2 octubre, 2017

En este documental nos explican como es la producción de alimentos de nuestros días. Qué es lo que comemos hoy y las implicaciones que esto trae para nuestra salud y nuestro planeta.

Ahora bien, después de ver este documental crees que:

  1. ¿Comemos frutas y verduras o algo que se ve como eso?
  2. ¿Comemos Pollo o Pescado o algo que parece ser el animal?
  3. ¿Comemos algo con nutrientes reales o con una imagen bonita?
  4. ¿Por qué todo se lleva a cabo de esta manera, Quién demanda?
  5. ¿Quien lo financia?

Cada vez que compramos, pagamos.
Cada compra es un voto.
Cada compra es un mensaje.
Cada Euro/Dolar tiene un precio más allá de nuestro tiempo y esfuerzo.

Categoria: Orientación Nutricional | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

Pero, ¿Tengo Sed?

lunes, 25 septiembre, 2017

En el ultimo post sobre orientación nutricional, hablábamos del estreñimiento y sus posibles causas, así como también de cómo podríamos suavizar los efectos de este mal tan común y frecuente. Una de las recomendaciones que hemos sugerido, además de incluir muchas más frutas maduras frescas y vegetales de temporada en la alimentación es el consumo de agua.

El agua, es un tema que generalmente trae consigo muchas variantes y polémicas. Por lo general, muchos profesionales no toman en cuenta importantes factores que deben de ser evaluados a la hora de “recomendar” una cantidad de agua a consumir. Por ejemplo, una persona que tiene un trabajo administrativo no necesita la misma cantidad de agua que una persona con un trabajo donde pase más horas de pie o tenga que estar en constante movimiento.

Tampoco se toman en cuenta el género, su medio ambiente o la edad, un individuo de 70 años no requiere las mismas cantidades de agua que un adolescente. Si es una mujer u hombre necesita diferentes cantidades de agua, si vive en Sevilla o si vive en Vigo no van a tener los mismos requerimientos pues están sujetos a factores como la humedad, la temperatura ambiente, el nivel de contaminación, etc.

Hoy día dictaminan el consumo mínimo de dos litros de agua, algunos litro y medio, otros dicen que entre más tomes mejor y algunos hasta que vigiles el color de tu orina. Ahora bien, esto no solamente sobrecarga nuestros riñones sino que es una medida muy general. No hay mejor manera de medir cuáles son las cantidades que necesita una persona que siendo conscientes de las señales que el cuerpo envía por naturaleza: la sed.

Muchos “especialistas” afirman que esperar la sed es un síntoma de deshidratación, pero si el cuerpo no te pide agua ¿Por qué se la vas a dar? No hay mecanismo más preciso que el cuerpo para pedir lo que necesita, cuando tenemos ganas de orinar o de defecar atendemos a ello porque es lo que el cuerpo necesita. Cuando no tenemos señales físicas no nos obligamos a defecar u orinar, funciona igual con la cantidad de agua que necesitamos.

Cuando sintamos sed, debemos darle al cuerpo lo que necesite, es decir, agua. Ninguna otra bebida saciará esta necesidad biológica. El mejor agua que ha de satisfacer la sed es el agua pura, es decir, agua de muy baja mineralización, a temperatura ambiente y sin tratamientos químicos, aditivos, colorantes o saborizantes. Hemos de beber cuanta necesitemos hasta satisfacer esta necesidad, pero en caso de no disponer de esta agua realmente beneficiosa para nuestra salud y en sus mejores condiciones naturales, podemos aprovechar las ventajas que nos ofrece la naturaleza y “beber” de uno de sus regalos, la fruta.

Por experiencia, podemos afirmar que una pieza de fruta madura y jugosa, preferiblemente ecológica será siempre la mejor opción cuando no se disponga de agua pura. Su agua es pura pues la planta se encargó de transformar los minerales inorgánicos en orgánicos y asimilables, por ello es alta en minerales biodisponibles y vitaminas, no está sujeta a bacterias ni a tratamientos químicos. No solo nos hidrata sino que además nos proporciona saciedad y energía.

Al incluir una cantidad importante de frutas y verduras en su alimentación se experimenta una menor necesidad de agua debido a la alta cantidad que poseen estos alimentos, así como también una mejor digestión y mucha energía.

 

 

Categoria: Orientación Nutricional | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La Carne es débil

viernes, 1 septiembre, 2017

Documental realizado en Brasil, el año 2004 por el Instituto Nina Rosa. Interesante perspectiva de uno de los más grandes exportadores del planeta.

Categoria: Orientación Nutricional | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

Expediente CARNE

viernes, 11 agosto, 2017

Si te gusta estar al tanto de lo último en el área de nutrición, este excelente documental llevado a cabo por investigadores, nutricionistas y científicos alemanes no es más que un grandioso elemento para mantenernos informados de algo tan importante como lo es la salud.

Categoria: Orientación Nutricional | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Frictio abdominis

lunes, 17 julio, 2017

Si todos estamos de acuerdo en admitir que “somos lo que comemos” quizás no nos apetezca tanto comentar cómo evacuamos y menos mirar nuestros valores en la escala de Bristol…

Estar estreñido es un mal muy común en España (cerca del 60% de la población), sin embargo pocas personas tienen conciencia de ello, muchas veces por desinformación o por descuido. Recordemos que deberíamos visitar el cuarto de baño al menos una vez por cada comida y en cantidad proporcional a nuestra ingesta.

El estreñimiento en la mayoría de los casos se debe a factores como el sedentarismo, la alimentación e hidratación inadecuada, la toma de medicamentos y en muchas ocasiones a desequilibrios emocionales (no querer soltar por ejemplo).

A veces una situación puntual como un viaje impide que “escuchemos” nuestro cuerpo provocando desde luego una enorme incomodidad abdominal.

Para solventar esta clase de incidencias y antes de que sea necesario tomar algún laxante podemos optar por un masaje abdominal o de colon. Esta técnica favorece los movimientos peristálticos de nuestro segundo cerebro obteniendo beneficios en poco tiempo. Tendremos menos dolor derivado de los gases, se aliviará la hinchazón y los cólicos, sintiéndonos más ligeros y con más energía.

Para realizarlo de forma efectiva debemos seguir los siguientes pasos:

  • El paciente se acuesta boca arriba
  • Para mayor comodidad y eficiencia pondremos un cojín debajo de sus rodillas
  • El terapeuta se pone a la izquierda del paciente aplicando con las manos un poco de aceite o crema sobre el espacio contenido entre las costillas y la parte inferior del abdomen
  • Se realizan varios pasos de masaje de forma progresiva durante unos 5 minutos (digital, palmodigital, palmar y nudillar)
  • Para el drenaje de colon el terapeuta realiza al menos tres pases por cada porción accesible del abdomen utilizando cuatro dedos de la mano derecha y respetando el siguiente orden: colon sigmoideo a la sínfisis púbica, borde esplénico (colon descendente – izquierda), colon transverso (borde hepático al borde esplénico), borde hepático (colon ascendente partiendo de la apéndice)

Para favorecer la activación de la musculatura lisa de las vísceras se pueden utilizar ondulaciones suaves pero pronunciadas. Al realizar esta maniobra dos veces por cada sesión obtendremos los siguientes beneficios:

  • Un sistema digestivo más saludable
  • Eliminación con mayor facilidad de las toxinas acumuladas
  • Remoción de la materia fecal antigua adherida en las paredes del intestino
  • Oxigenación y revitalización de la cavidad abdominal
  • Mejoramiento del estado de ánimo

Esta técnica al igual que la mayoría de los masajes tiene ciertas contraindicaciones, recordemos que NO se aplicará cuando: no hayan pasado al menos dos horas después de una comida, se trate de una mujer embarazada, si hay inflamación uterina, en casos de hipertensión arterial, si presenta cálculos en los riñones y, si recientemente hubo hemorragia en el estómago, intestino o cerebro.
Gran parte de las enfermedades que padecemos empiezan por desequilibrios en la microbiota intestinal por lo que es conveniente prestar atención al estado de funcionamiento de nuestro sistema digestivo.

Recibir un masaje abdominal favorece la limpieza y activación del intestino, siempre debemos recordar que un colon limpio y sano es una de las mejores garantías para estar saludable.

Categoria: Terapia Manual | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Todo lo que entra tiene que salir

lunes, 10 julio, 2017

Muchas personas están sufriendo y sufren día a día sin saberlo de un problema que quizás no se aborda con la importancia que debería. Puede ser que como muchos temas este sea algo tabú considerando que todos aman comer, pero a nadie le gusta mucho hablar sobre lo que sale después. Seamos sinceros, nada de lo que sale del cuerpo es muy apreciado ni muy bonito, pero lejos de que esto tenga alguna importancia real, es indispensable que lo que introducimos siempre salga.

Algunos piensan que no es normal ir varias veces al baño, otros piensan que con lo que desechan es suficiente, pero como cada cuerpo es diferente sí que se puede partir desde un punto “estándar” y determinar cuándo estamos siendo “atacados” por este enemigo, el estreñimiento.

El intestino grueso es uno de los órganos más importantes del cuerpo humano, tanto es su papel en el funcionamiento del organismo, que está comprobado científicamente que es un segundo cerebro y es quien en realidad “dirige” la química del organismo, 8 de cada 10 órdenes van del intestino al cerebro. Esto es para hacerse una idea, sin contar todas las otras funciones tan importantes que realiza para nuestro funcionamiento orgánico.

Pero en este post queremos comunicar la importancia del desecho y cómo debemos gestionar lo poco o la ausencia del mismo. El intestino grueso es capaz de almacenar hasta 5 kg de desechos, por dar una cifra conservadora, ya que hay estudios que evidencian mucho más. Esto no solo es peso adicional que cargamos, es también un indicativo de mala digestión, de toxinas que no excretamos y están envenenando el organismo.

Entre más tiempo pasamos sin defecar, más cantidad se acumula, se desgastan las mucosas del intestino, se altera la flora intestinal y más se secan las heces haciendo que sea más difícil y doloroso que salgan. Lo saludable es que cada persona vaya al baño la misma cantidad de veces que come y las cantidades sean relativas a lo que se come, si vas al baño cada 3-4 días deberías considerarlo como un aviso de tu cuerpo.

El tránsito intestinal de las comidas dependerá de lo que ingieras, si comes productos de origen animal tu cuerpo tardará entre 3-7 días en expulsarlo, y probablemente si vas al baño justo después de comer, no estas deshaciendote de lo que acabas de comer sino de algo que ya tenía varios días en tu organismo, con un periodo de putrefacción determinado y su cantidad de bacterias.

Las causas posibles de un tránsito intestinal lento pueden ser la falta de actividad física, el estrés, poca hidratación, poca ingesta de fibra, mala combinación de los alimentos, medicamentos, etc. Recordemos que todas las enfermedades físicas comienzan por una mala digestión, todas y cada una de ellas están derivadas de una u otra forma a una digestión pobre que conlleva a un mal funcionamiento del resto del organismo.

Los alimentos de origen vegetal tienen un promedio de 24-48 h de tránsito intestinal. Incluir muchas más frutas y verduras frescas, maduras y de temporada, ayuda a mantener los niveles de fibra necesarios para un movimiento constante en el tránsito intestinal. Paralelamente a la fibra, debemos incluir líquido, preferiblemente agua, que ayude a que el tránsito intestinal sea mucho más fluido, menos doloroso y más constante. No consumir o reducir al mínimo el consumo de sal y azúcar añadido, también contribuye a una mejor digestión. Estos sencillos pasos te podrán ayudar no solo a perder peso, sino también a sentirte mucho más activo y con mucha más vitalidad.

Categoria: Orientación Nutricional | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

¿La culpa es de la grasa? Depende…

lunes, 19 junio, 2017

Las grasas, también conocidas como lípidos o ácidos grasos, ayudan a nuestro cuerpo a realizar funciones imprescindibles sobre todo en la parte hormonal. Hoy día nuestra alimentación está dominada por las grasas y no precisamente de las que nos ayudan a mantener nuestra salud.

La asimilación de las grasas es desempeñada por uno de los órganos con más peso en el equilibrio de nuestro cuerpo; el hígado y su compañera la vesícula biliar. Cuando llevamos una alimentación “convencional” nuestra vesícula e hígado, están diariamente lidiando con todos esos alimentos que ingerimos altos en toxinas, en grasas no beneficiosas, calorías vacías (sin nutrientes), etc. Esto genera infinidad de inconvenientes en el cuerpo, ya que sobre todo el hígado, además de ser filtro, también interviene en gran parte de las directrices hormonales. Al desajustarse por la toxicidad y la sobrecarga de trabajo, trae consigo muchas más dificultades en el cuerpo que se van desarrollando en cadena.

Para evitar estos inconvenientes y sus consecuencias es ideal consumir grasas en su forma más natural, es decir, aquellos alimentos que no necesiten de ningún procedimiento químico o tecnológico para extraer “grasa”. Pero no todas las grasas nos benefician, existen alimentos que naturalmente son altos en grasas y nos ocasionan a largo plazo enfermedades cardiovasculares, contribuyen de manera alarmante en enfermedades crónicas o degenerativas y nos hacen sentir pesados e indigestos.

Existen 3 tipos de grasas: las saturadas, insaturadas (mono y poliinsaturadas) y las trans.

  1. Grasas saturadas: estas están presentes en TODOS los alimentos de origen animal y en algunos de origen vegetal como la manteca de cacao, el coco o el cacahuete. Este tipo de grasa eleva los niveles de colesterol LDL (el malo).
  2. Grasas insaturadas: contienen nutrientes esenciales, es decir que el organismo no puede producirlos y necesita obtenerlos a través de la alimentación. Estas pueden ser:
    Monoinsaturadas y Poliinsaturadas: formadas por los Omegas 3, 6 y 9, son las que reducen el colesterol LDL (el malo). Se encuentran en el aceite de oliva (puro y sin filtrar), el aguacate bien maduro, semillas de chia, lino y en la mayoría de los frutos secos. Estas suben el colesterol HDL (el bueno).
  3. Grasas trans: son artificiales, procesadas y tecnológicamente manipuladas, como la margarina, los aceites en general y la manteca vegetal. Son altamente perjudiciales, desequilibran nuestro perfil lipídico y no aportan nutrientes al organismo más allá de simples calorías vacías.

Sabiendo ya los tipos de grasas que están presentes en los alimentos, la idea es siempre orientarse a consumir grasas Monoinsaturadas y Poliinsaturadas pues mantienen los engranajes del cuerpo bien lubricados y en óptimo funcionamiento. Los aceites son falsos amigos sin aporte nutricional, son sólo calorías vacías y en muchos casos ni siquiera provienen de fuentes naturalmente grasas como en el caso del maíz o el famoso “aceite vegetal”.

En la naturaleza, las grasas están en sus formas más “complejas” (tienen fibra y proteínas) NUNCA encontramos alimentos 100% constituidos de grasa. Por ende, recomendamos incluir sobre todo los alimentos de origen vegetal pues no elevan el colesterol LDL (el malo) como todos los frutos secos y las semillas especialmente el cáñamo o el lino y el aguacate. También con un consumo limitado el aceite de oliva comercial y aceite o manteca de coco.

 

Recordemos que una ingesta diaria debe basarse en el 55-75% de carbohidratos, 10-15% de proteínas y entre un 10-20% de grasas, no solamente gozaremos de una salud increíble sino también las facturas médicas serán historia del pasado.

 

Categoria: Orientación Nutricional | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

¡Benditos tacones!

martes, 13 junio, 2017

Tus pies te llevan para todas partes y en ocaciones o la gran mayoría del tiempo, llevas calzado con tacón de forma cotidiana porque te gusta o porque el código de vestimenta de tu empresa lo exige.

¿Te duelen los pies cuando llevas todo el día utilizando tacones? O, ¿No puedes dejar de utilizarlos porque te empiezan a doler las pantorrillas? Aquí te dejamos un vídeo que es bastante revelador. ¡Cuida de tu salud, cuida de tus pies!

Categoria: Terapia Manual | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

Working Wellness

Working Wellness S.Coop.Galega
Rúa de Vite de Abaixo 19, Planta Alta
15705 Santiago de Compostela
A Coruña, España
NIF: F70527783
(+34) 981 073 520
(+34) 691 350 908
info@workingwellness.es
www.workingwellness.es

Working Wellness © 2017 Todos los derechos reservados - Mapa del Sitio - Política de Privacidad

Website Design & Development by: Luis Araujo R.