Working Wellness

Expertos en Terapias Manuales y Parasanitarias

Etiqueta: Naturaleza


Suplementos, polvos o extractos?

lunes, 20 noviembre, 2017

Todos sabemos cuán importantes y fundamentales son las vitaminas y los minerales para nuestro bienestar físico y psicológico. Sabemos que los alimentos están compuestos por una serie de sustancias conocidas (Carbohidratos, Proteínas, Grasas, Vitaminas, Minerales, etc) pero también aquellas aún desconocidas por la medicina actual. Existen algunas sustancias o elementos que aún no han sido descubiertos, pero no por ello dejan de estar presentes. Cada día la ciencia hace indagaciones que continúan revelando más y más elementos nutritivos que se encuentran en los alimentos.

Como hemos explicado anteriormente, el cuerpo es un todo, un conjunto perfecto que trabaja de manera meticulosa y armónica, como cualquier elemento de la naturaleza en donde cada eslabón ayuda a forjar la cadena, nada sobra y nada debe faltar, esta todo perfectamente calculado. Lo vemos en la naturaleza y sus perfectos ecosistemas, los animales, insectos y plantas que se autorregulan, conviven y trabajan en sinergia de una u otra manera.

En el caso de nuestro cuerpo, todos los elementos nutritivos son esenciales para que pueda desarrollar todas su funciones vitales en óptimas condiciones. La ausencia de ellos deriva a múltiples desequilibrios, en el deterioro de nuestra salud y energía vital. Las cantidades que requerimos de algunos son mayores que otros y en el caso de aquellos elementos de los que necesitamos cantidades mínimas estas son indispensables, como es el caso de las vitaminas o los minerales, micronutrientes fundamentales.

Debemos recordar que las vitaminas o los minerales funcionan en sinergia con otros elementos nutritivos que componen el alimento. Tomar hierro o vitamina B12, en cápsulas o en el formato que sea, no es asimilable por el cuerpo. Para empezar estas vitaminas o minerales suelen ser totalmente inorgánicos, están aislados, fragmentados y altamente procesados. Así mismo, estos elementos fragmentados son desprovistos de una gran cantidad de elementos nutritivos como otras vitaminas, minerales, ácidos grasos, aminoácidos, agua, fibra, etc que vienen en el alimento original y contribuyen a su asimilación.

Cuando una persona sufre de una deficiencia en nuestra sociedad, probablemente no se deba a que no esté consumiendo esa vitamina o mineral en su alimentación. Hoy día aquellos que contamos con el privilegio de tener comida en casa, montarnos en un coche y en 10 min estar en un supermercado con una variedad y abundancia desmedida, restaurantes por doquier, comida en el refrigerador, picar aquí y allá, tapas, come de esto o come de aquello. Por la parte de la alimentación, comida es lo que menos nos hace falta.

A veces una deficiencia se debe a que nuestro cuerpo no está asimilando bien los nutrientes ya que hay factores tanto en la alimentación como ajenos a la alimentación que pueden estar afectando sus procesos naturales. Además de ello, si es cierto que existen alimentos más asimilables debido a que están más adaptados a nuestra fisiología y nuestro cuerpo es capaz de satisfacerse y aprovecharlos plenamente. En caso de tener una deficiencia sugerimos incrementar el consumo de alimentos en su estado más natural y menos procesado y respetar las combinaciones de los mismos. Los alimentos de origen vegetal, pero sobre todo las frutas y los vegetales son una fuente de macro y micronutrientes de mayor asimilación.

Categoria: Orientación Nutricional | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Nuestros ritmos naturales

martes, 14 noviembre, 2017

Hemos venido comentando en los post anteriores la importancia de una buena alimentación, hidratación y evacuación. Pero una de las cosas que no se mencionan, o mejor dicho, muy pocos profesionales de la salud conocen o vagamente le dan importancia, es el respetar nuestros ritmos naturales para comer, hacer ejercicio, descansar, etc. Los seres humanos son diurnos, es decir, funcionan de día, con el sol. Siendo esto algo tan evidente, precisamente es una clave sumamente importante para la salud.

Con el amanecer, comienza la puesta en marcha del cuerpo y la mente. A mediodía, el sol está en su punto más alto y más caliente, normalmente es cuando más hambre tenemos. Con la puesta de sol, todas las funciones biológicas y mentales comienzan el proceso de ralentizado para garantizar el descanso. Tal como va el día, funciona nuestro cuerpo. Podemos verlo en muchos animales, así como también en las plantas.

Como cualquier otra máquina, el cuerpo humano necesita una fase de arranque y preparación. Las primeras horas de la mañana son especialmente delicadas pues el cuerpo viene de un reposo que de ser fructífero, le ha permitido asimilar, desintoxicar y regenerar. Sin embargo, por nuestro estilo de vida actual, muchos desde temprano ya estamos exigiendo al cuerpo cosas que no son las que necesita a esas horas o estimulándolo para que dé de sí más de lo que en esos momentos puede dar.

Algunas personas al levantarse despiertan con mucho apetito, otras solo por costumbre o hábito comen en automático. ¿Alguna vez te has levantado sin hambre? ¿Encuentras difícil comer a primera hora de la mañana? ¿Te ves obligado a desayunar porque todos los “expertos” te dicen que es la comida más importante del día a pesar de que a tu cuerpo no le entra ni agua?

Escuchar al cuerpo es importante como venimos insistiendo. Si al levantarte ya tienes hambre come, pero siempre que puedas dale cosas ligeras para permitirle al cuerpo terminar de despertarse, ponerse en marcha y prepararse para las comidas más pesada que le darás luego, así como todas las tareas que realizamos durante el día. Cuando hay hambre por las mañanas, comer fruta es una de las mejores decisiones que podemos tomar.

La fruta bien madura es un alimento ligero y delicioso. Este permite al cuerpo seguir en su trabajo de “arranque” de manera más suave y lo deja prepararse para los demás procesos. Contribuye a una evacuación con mayor facilidad y además, si comemos la suficiente, nos permite mantenernos más satisfechos, con menos ansiedad, más claridad mental e hidratados durante el día.

Igualmente por las noches, no es recomendable comer e ir a la cama ya que el cuerpo “desconecta” del proceso de digestión pues es el momento del descanso. Esto hace que pasemos mala noche pues el cuerpo tiene doble trabajo, el digerir y desintoxicar. Además nos despertamos aún más letárgicos, sintiéndonos pesados y en ocasiones nauseabundos.

Comer 2-3 horas antes de ir a la cama es lo mejor, pero en ocasiones nuestro ritmo de vida no nos permite estas condiciones idóneas. Por ello, es mejor darle de la misma manera algo ligero de fácil digestión y que a su vez aplaque nuestra necesidad. Los vegetales y la fruta siempre serán la mejor opción si no cuentas con mucho tiempo para permitir una digestión previa al descanso. Esto te permitirán dormir de maravilla y al día siguiente sentirte mucho más renovado y con más energía.

Categoria: Orientación Nutricional | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Bienestar igual a productividad Quick Massage – Shiatsu en Silla

jueves, 26 octubre, 2017

El bienestar es igual a creatividad y productividad. Llevamos las mejores técnicas manuales para tu empresa con resultados tangibles e inmediatos.

Si no cuentas con suficiente tiempo te ofrecemos una sesión de 10-15min, que te permitirá darte un momento de relajación y abordar tu rutina con más energía. Siéntete totalmente renovado!

Gracias a Juan Diego Pereiro Areán, los compañeros de WeCKo (WeKAb Coworking Space) ya pasaron a la acción!

Si quieres tu también experimentar los beneficios de esta y otras técnicas visita www.WorkingWellness.es, escribe a info@workingwellness.es o llama al 691.350.908.

Realización, edición y montaje: dyrproducciones.com

Categoria: Terapia Manual | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

¿Qué comemos hoy?

lunes, 2 octubre, 2017

En este documental nos explican como es la producción de alimentos de nuestros días. Qué es lo que comemos hoy y las implicaciones que esto trae para nuestra salud y nuestro planeta.

Ahora bien, después de ver este documental crees que:

  1. ¿Comemos frutas y verduras o algo que se ve como eso?
  2. ¿Comemos Pollo o Pescado o algo que parece ser el animal?
  3. ¿Comemos algo con nutrientes reales o con una imagen bonita?
  4. ¿Por qué todo se lleva a cabo de esta manera, Quién demanda?
  5. ¿Quien lo financia?

Cada vez que compramos, pagamos.
Cada compra es un voto.
Cada compra es un mensaje.
Cada Euro/Dolar tiene un precio más allá de nuestro tiempo y esfuerzo.

Categoria: Orientación Nutricional | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

Pero, ¿Tengo Sed?

lunes, 25 septiembre, 2017

En el ultimo post sobre orientación nutricional, hablábamos del estreñimiento y sus posibles causas, así como también de cómo podríamos suavizar los efectos de este mal tan común y frecuente. Una de las recomendaciones que hemos sugerido, además de incluir muchas más frutas maduras frescas y vegetales de temporada en la alimentación es el consumo de agua.

El agua, es un tema que generalmente trae consigo muchas variantes y polémicas. Por lo general, muchos profesionales no toman en cuenta importantes factores que deben de ser evaluados a la hora de “recomendar” una cantidad de agua a consumir. Por ejemplo, una persona que tiene un trabajo administrativo no necesita la misma cantidad de agua que una persona con un trabajo donde pase más horas de pie o tenga que estar en constante movimiento.

Tampoco se toman en cuenta el género, su medio ambiente o la edad, un individuo de 70 años no requiere las mismas cantidades de agua que un adolescente. Si es una mujer u hombre necesita diferentes cantidades de agua, si vive en Sevilla o si vive en Vigo no van a tener los mismos requerimientos pues están sujetos a factores como la humedad, la temperatura ambiente, el nivel de contaminación, etc.

Hoy día dictaminan el consumo mínimo de dos litros de agua, algunos litro y medio, otros dicen que entre más tomes mejor y algunos hasta que vigiles el color de tu orina. Ahora bien, esto no solamente sobrecarga nuestros riñones sino que es una medida muy general. No hay mejor manera de medir cuáles son las cantidades que necesita una persona que siendo conscientes de las señales que el cuerpo envía por naturaleza: la sed.

Muchos “especialistas” afirman que esperar la sed es un síntoma de deshidratación, pero si el cuerpo no te pide agua ¿Por qué se la vas a dar? No hay mecanismo más preciso que el cuerpo para pedir lo que necesita, cuando tenemos ganas de orinar o de defecar atendemos a ello porque es lo que el cuerpo necesita. Cuando no tenemos señales físicas no nos obligamos a defecar u orinar, funciona igual con la cantidad de agua que necesitamos.

Cuando sintamos sed, debemos darle al cuerpo lo que necesite, es decir, agua. Ninguna otra bebida saciará esta necesidad biológica. El mejor agua que ha de satisfacer la sed es el agua pura, es decir, agua de muy baja mineralización, a temperatura ambiente y sin tratamientos químicos, aditivos, colorantes o saborizantes. Hemos de beber cuanta necesitemos hasta satisfacer esta necesidad, pero en caso de no disponer de esta agua realmente beneficiosa para nuestra salud y en sus mejores condiciones naturales, podemos aprovechar las ventajas que nos ofrece la naturaleza y “beber” de uno de sus regalos, la fruta.

Por experiencia, podemos afirmar que una pieza de fruta madura y jugosa, preferiblemente ecológica será siempre la mejor opción cuando no se disponga de agua pura. Su agua es pura pues la planta se encargó de transformar los minerales inorgánicos en orgánicos y asimilables, por ello es alta en minerales biodisponibles y vitaminas, no está sujeta a bacterias ni a tratamientos químicos. No solo nos hidrata sino que además nos proporciona saciedad y energía.

Al incluir una cantidad importante de frutas y verduras en su alimentación se experimenta una menor necesidad de agua debido a la alta cantidad que poseen estos alimentos, así como también una mejor digestión y mucha energía.

 

 

Categoria: Orientación Nutricional | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Expediente CARNE

viernes, 11 agosto, 2017

Si te gusta estar al tanto de lo último en el área de nutrición, este excelente documental llevado a cabo por investigadores, nutricionistas y científicos alemanes no es más que un grandioso elemento para mantenernos informados de algo tan importante como lo es la salud.

Categoria: Orientación Nutricional | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Todo lo que entra tiene que salir

lunes, 10 julio, 2017

Muchas personas están sufriendo y sufren día a día sin saberlo de un problema que quizás no se aborda con la importancia que debería. Puede ser que como muchos temas este sea algo tabú considerando que todos aman comer, pero a nadie le gusta mucho hablar sobre lo que sale después. Seamos sinceros, nada de lo que sale del cuerpo es muy apreciado ni muy bonito, pero lejos de que esto tenga alguna importancia real, es indispensable que lo que introducimos siempre salga.

Algunos piensan que no es normal ir varias veces al baño, otros piensan que con lo que desechan es suficiente, pero como cada cuerpo es diferente sí que se puede partir desde un punto “estándar” y determinar cuándo estamos siendo “atacados” por este enemigo, el estreñimiento.

El intestino grueso es uno de los órganos más importantes del cuerpo humano, tanto es su papel en el funcionamiento del organismo, que está comprobado científicamente que es un segundo cerebro y es quien en realidad “dirige” la química del organismo, 8 de cada 10 órdenes van del intestino al cerebro. Esto es para hacerse una idea, sin contar todas las otras funciones tan importantes que realiza para nuestro funcionamiento orgánico.

Pero en este post queremos comunicar la importancia del desecho y cómo debemos gestionar lo poco o la ausencia del mismo. El intestino grueso es capaz de almacenar hasta 5 kg de desechos, por dar una cifra conservadora, ya que hay estudios que evidencian mucho más. Esto no solo es peso adicional que cargamos, es también un indicativo de mala digestión, de toxinas que no excretamos y están envenenando el organismo.

Entre más tiempo pasamos sin defecar, más cantidad se acumula, se desgastan las mucosas del intestino, se altera la flora intestinal y más se secan las heces haciendo que sea más difícil y doloroso que salgan. Lo saludable es que cada persona vaya al baño la misma cantidad de veces que come y las cantidades sean relativas a lo que se come, si vas al baño cada 3-4 días deberías considerarlo como un aviso de tu cuerpo.

El tránsito intestinal de las comidas dependerá de lo que ingieras, si comes productos de origen animal tu cuerpo tardará entre 3-7 días en expulsarlo, y probablemente si vas al baño justo después de comer, no estas deshaciendote de lo que acabas de comer sino de algo que ya tenía varios días en tu organismo, con un periodo de putrefacción determinado y su cantidad de bacterias.

Las causas posibles de un tránsito intestinal lento pueden ser la falta de actividad física, el estrés, poca hidratación, poca ingesta de fibra, mala combinación de los alimentos, medicamentos, etc. Recordemos que todas las enfermedades físicas comienzan por una mala digestión, todas y cada una de ellas están derivadas de una u otra forma a una digestión pobre que conlleva a un mal funcionamiento del resto del organismo.

Los alimentos de origen vegetal tienen un promedio de 24-48 h de tránsito intestinal. Incluir muchas más frutas y verduras frescas, maduras y de temporada, ayuda a mantener los niveles de fibra necesarios para un movimiento constante en el tránsito intestinal. Paralelamente a la fibra, debemos incluir líquido, preferiblemente agua, que ayude a que el tránsito intestinal sea mucho más fluido, menos doloroso y más constante. No consumir o reducir al mínimo el consumo de sal y azúcar añadido, también contribuye a una mejor digestión. Estos sencillos pasos te podrán ayudar no solo a perder peso, sino también a sentirte mucho más activo y con mucha más vitalidad.

Categoria: Orientación Nutricional | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

¿La culpa es de la grasa? Depende…

lunes, 19 junio, 2017

Las grasas, también conocidas como lípidos o ácidos grasos, ayudan a nuestro cuerpo a realizar funciones imprescindibles sobre todo en la parte hormonal. Hoy día nuestra alimentación está dominada por las grasas y no precisamente de las que nos ayudan a mantener nuestra salud.

La asimilación de las grasas es desempeñada por uno de los órganos con más peso en el equilibrio de nuestro cuerpo; el hígado y su compañera la vesícula biliar. Cuando llevamos una alimentación “convencional” nuestra vesícula e hígado, están diariamente lidiando con todos esos alimentos que ingerimos altos en toxinas, en grasas no beneficiosas, calorías vacías (sin nutrientes), etc. Esto genera infinidad de inconvenientes en el cuerpo, ya que sobre todo el hígado, además de ser filtro, también interviene en gran parte de las directrices hormonales. Al desajustarse por la toxicidad y la sobrecarga de trabajo, trae consigo muchas más dificultades en el cuerpo que se van desarrollando en cadena.

Para evitar estos inconvenientes y sus consecuencias es ideal consumir grasas en su forma más natural, es decir, aquellos alimentos que no necesiten de ningún procedimiento químico o tecnológico para extraer “grasa”. Pero no todas las grasas nos benefician, existen alimentos que naturalmente son altos en grasas y nos ocasionan a largo plazo enfermedades cardiovasculares, contribuyen de manera alarmante en enfermedades crónicas o degenerativas y nos hacen sentir pesados e indigestos.

Existen 3 tipos de grasas: las saturadas, insaturadas (mono y poliinsaturadas) y las trans.

  1. Grasas saturadas: estas están presentes en TODOS los alimentos de origen animal y en algunos de origen vegetal como la manteca de cacao, el coco o el cacahuete. Este tipo de grasa eleva los niveles de colesterol LDL (el malo).
  2. Grasas insaturadas: contienen nutrientes esenciales, es decir que el organismo no puede producirlos y necesita obtenerlos a través de la alimentación. Estas pueden ser:
    Monoinsaturadas y Poliinsaturadas: formadas por los Omegas 3, 6 y 9, son las que reducen el colesterol LDL (el malo). Se encuentran en el aceite de oliva (puro y sin filtrar), el aguacate bien maduro, semillas de chia, lino y en la mayoría de los frutos secos. Estas suben el colesterol HDL (el bueno).
  3. Grasas trans: son artificiales, procesadas y tecnológicamente manipuladas, como la margarina, los aceites en general y la manteca vegetal. Son altamente perjudiciales, desequilibran nuestro perfil lipídico y no aportan nutrientes al organismo más allá de simples calorías vacías.

Sabiendo ya los tipos de grasas que están presentes en los alimentos, la idea es siempre orientarse a consumir grasas Monoinsaturadas y Poliinsaturadas pues mantienen los engranajes del cuerpo bien lubricados y en óptimo funcionamiento. Los aceites son falsos amigos sin aporte nutricional, son sólo calorías vacías y en muchos casos ni siquiera provienen de fuentes naturalmente grasas como en el caso del maíz o el famoso “aceite vegetal”.

En la naturaleza, las grasas están en sus formas más “complejas” (tienen fibra y proteínas) NUNCA encontramos alimentos 100% constituidos de grasa. Por ende, recomendamos incluir sobre todo los alimentos de origen vegetal pues no elevan el colesterol LDL (el malo) como todos los frutos secos y las semillas especialmente el cáñamo o el lino y el aguacate. También con un consumo limitado el aceite de oliva comercial y aceite o manteca de coco.

 

Recordemos que una ingesta diaria debe basarse en el 55-75% de carbohidratos, 10-15% de proteínas y entre un 10-20% de grasas, no solamente gozaremos de una salud increíble sino también las facturas médicas serán historia del pasado.

 

Categoria: Orientación Nutricional | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La mejor medicina

miércoles, 31 mayo, 2017

Categoria: Varios | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Entendiendo mi cuerpo y mi alimento

domingo, 21 mayo, 2017

Todos los alimentos poseen 3 tipos de macro nutrientes: proteínas, carbohidratos y grasas, como ya hemos expuesto en anteriores publicaciones. Las proporciones de los mismos varían de acuerdo al alimento que decidamos consumir, de hecho, esta es la guía nutricional que más se fomenta y promueve en el mundo de la nutrición. Este modelo se centra en los nutrientes a “grosso modo” y no presta casi atención a los nutrientes que realmente necesitan más atención: los micro nutrientes o como los conocemos: vitaminas y minerales, tienden a ser tácitos.

El cuerpo humano funciona como cualquier otro organismo en la naturaleza; como un todo. Esta claro que estos macro nutrientes son importantes, pero no todos los alimentos que poseen grandes cantidades de uno u otro macro nutriente son ricos en micro nutrientes. Por ejemplo, la carne de vacuno es rica en proteínas, pero su aporte de minerales y vitaminas es muy pobre al igual que la asimilación de los mismos, igual es el caso de la harina de trigo refinada, es alta en carbohidratos pero pobre en micro nutrientes.

Los micro nutrientes son de gran importancia debido a que con ellos el cuerpo es capaz de realizar sus funciones más básicas como producir la sangre, las hormonas, la regeneración celular, etc. Los requerimientos de estos son mínimos(micro) pero sin ellos el cuerpo no funciona de manera optima y se pueden desencadenar una serie de desequilibrios que se convertirán en enfermedades de diferente gravedad. Sin embargo, esto funciona como una cadena que se forja eslabón por eslabón. De nada sirve tomar un suplemento o comer un alimento que sea alto en hierro si no consumes vitamina C, D y vitaminas del grupo B, ya que este hierro no podrá asimilarse ni procesarse.

Por ejemplo, si una persona que sufre de anemia decide solo incrementar su consumo de carne de vacuno para contrarrestar la enfermedad, es muy probable que si no consume abundantes cantidades de vegetales y frutas, no logre ayudar mucho a su cuerpo a generar más glóbulos rojos, tenga que recurrir a suplementos no muy beneficiosos y comience a sufrir de un estreñimiento preocupante.

Adicionalmente debemos tomar en cuenta los niveles de absorción de los alimentos y el proceso que llevan en el cuerpo, el calcio presente en los lácteos no se absorbe de la misma manera que el presente en las semillas de sésamo o en el brócoli. Los lácteos necesitan un proceso mucho más complejo y no se absorbe la totalidad de su calcio a diferencia de las semillas de sésamo o el brócoli que son alimentos más ligeros y el cuerpo los asimila con más velocidad y eficiencia.

Es importante entender que los alimentos con mayores concentraciones de vitaminas y minerales son las frutas y las verduras, también el gran conjunto de alimentos de origen vegetal en su forma menos procesada y siempre que se pueda, alimentos que respeten todos los procesos de su crecimiento y cosecha, es decir, lo más ecológicos posible.

Una alimentación rica en alimentos de origen vegetal como lo son las frutas, los vegetales, los frutos secos, las semillas, las legumbre y los cereales, aporta cantidades abundantes de micro nutrientes y macro nutrientes, logrando así un equilibrio que le permite al cuerpo trabajar en optimas condiciones, mejor rendimiento y disponiendo de mejor energía.

 

 

Categoria: Orientación Nutricional | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Working Wellness

Working Wellness S.Coop.Galega
Rúa de Vite de Abaixo 19, Planta Alta
15705 Santiago de Compostela
A Coruña, España
NIF: F70527783
(+34) 981 073 520
(+34) 691 350 908
info@workingwellness.es
www.workingwellness.es

Working Wellness © 2017 Todos los derechos reservados - Mapa del Sitio - Política de Privacidad

Website Design & Development by: Luis Araujo R.