Working Wellness

Expertos en Terapias Manuales y Parasanitarias

Libertad

A medida de que hemos ido “evolucionando” hemos creado muchísimos artilugios útiles e inútiles para sobrellevar nuestra vida diaria. Todo nos ha hecho sumamente inactivos y renuentes a diferentes formas que trastoquen nuestro actual estado de comodidad. Sin embargo, con el pasar de los años muchos hemos podido notar que estas comodidades han tenido un impacto en nuestro cuerpo, mente y conciencia al igual que en nuestro entorno y con quienes lo compartimos.

Nuestras comodidades nos han llevado a un cambio importante en las temperaturas del planeta, aire, agua potable, bosque y selva, seres vivos, entre otros factores que sin darnos cuenta en realidad ponen en riesgo nuestra existencia. Cada innovación tecnológica en realidad nos hace menos útiles y mucho más dependientes. Está claro que la intensión con la que en sus inicios estos aparatos fueron creados, no terminaron siendo los ideales. Hemos ido deformando nuestros avances tecnológicos, nuestras necesidades “básicas” y demás actitudes que hoy día son parte de nuestro modelo de sociedad. Tenemos demasiados artefactos inútiles que solo arrumamos con el pasar del tiempo sin notar el impacto que han causado.

El consumismo y la perfección son los grandes males de la sociedad actual. Un consumismo exacerbado y sobre todo la búsqueda de una perfección inexistente. Día a día nos tratan de convencer de que si tenemos las “mejores cosas” seremos “mejores” o estamos más cerca de estándar social, esa “perfección” o “ideal” que los medios nos venden. Nos dicen con que vestir, como comer, cual carro, cual casa, cual trabajo entre otras cosas que debemos tener.

Las verdaderas necesidades de todo ser viviente son simples; el alimento, el agua y un cobijo, entiéndase como un refugio. Todo lo demás es innecesario, no solo para ese ser vivo sino también para el planeta tierra. Por ende, lo que conocemos como necesidades “básicas” hoy día, no es más que una concepción errónea que hemos adquirido gracias al modelo de sociedad.

No necesitamos tantos aparatos tecnológicos, sin embargo, actualmente es la única manera en que se puede difundir un mensaje debido a la gran cantidad de población.  Las masas están secando los recursos del planeta; somos demasiados. Aunado a esto, las sociedades son cada vez más derrochadoras y consumistas. Nuestro faro, los Estados Unidos, con respecto al comportamiento social, ambiental y económico está dándonos cada vez más un mal ejemplo.

El poder está en cada uno de los “consumidores”. Las corporaciones y grandes industrias nos ven como objetos pero sin nosotros ninguno de sus proyectos lucrativos sería posible. Al tomar la decisión de no contribuir no solo estamos luchando contra la industria sino también estamos beneficiando al planeta tierra, nuestro hogar y nuestro sustento de vida. El mundo está en manos de unos pocos que están destruyendo todo por tanta ambición.

Somos peones en este juego de ajedrez, le damos nuestra vida trabajando para ellos, trabajamos para ganar dinero para “vivir una vida soñada” que nunca logramos, nos proveen alimento pero nos enferman, diseñan medicamentos, aparatos y demás para “curarnos” pero nos quebrantan más y a su vez matan a nuestro planeta. Lo único que importa es el dinero, no nuestras vidas, no nuestra salud, no los seres vivos, no nuestro planeta.

Tomar la decisión de ir en contra de cómo funciona este modelo es el primer paso para contribuir, ¿Necesito esto para mi vida? ¿Sin esto mi vida va a cambiar? ¿Consumir esto me hace bien? ¿Disfruto mi vida de esta manera? ¿Soy realmente libre y feliz? Antes de comprar algo, debemos pensar; ¿Que pasara si no lo compro? Si respondemos NADA, no lo compremos porque realmente no lo necesitamos.

Nos hemos vuelto demasiado controladores e inseguros, nos han llenado y nos han implantado la necesidad de elementos obsoletos, diciéndonos y afirmando que seremos más felices y que con mucho dinero seremos libres. Fuera de este sistema la vida nos ha dado siempre lo que necesitamos. La confianza en la vida y la entrega al universo no son fiables según este modelo, sin embargo, cuando no teníamos miedo de perder o querer poseer algo eramos verdaderamente felices y libres.

Categoria: Meditación | Etiquetas: , , , , ,

Los comentarios están cerrados.

     

Working Wellness

Working Wellness S.Coop.Galega
Rúa de Vite de Abaixo 19, Planta Alta
15705 Santiago de Compostela
A Coruña, España
NIF: F70527783
(+34) 981 073 520
(+34) 691 350 908
info@workingwellness.es
www.workingwellness.es

Working Wellness © 2017 Todos los derechos reservados - Mapa del Sitio - Política de Privacidad

Website Design & Development by: Luis Araujo R.